ARTÍCULOS

Hipopresivos: abdominales sin riesgos

Los ejercicios hipopresivos son una alternativa saludable y efectiva para la tonificación de los músculos abdominales. En solo dos meses de prácticas, la cintura se reduce y la faja abdominal está más tensa y firme.

Cuando nos referimos a los abdominales, deberíamos entenderlos como un grupo muscular que trabaja de forma conjunta. Todos ellos (oblicuos, recto y transverso) son sinergistas y tienen como función principal sostener, proteger y estabilizar las estructuras internas. Es decir, son músculos posturales.
El 69% de sus fibras musculares son fibras tónicas cuya función principal es sostener y estabilizar de forma involuntaria o refleja.
Si todo funciona bien, nuestra faja abdominal debería estar activada permanentemente, de forma inconsciente, protegiendo nuestra columna y órganos internos.

Los ejercicios hipopresivos logran mejorar esta activación inconsciente de nuestros músculos abdominales. Mejoran su función y, en pocos meses de entrenamiento, la faja abdominal tiene más ajuste.

Una faja abdominal más tensa se traduce en una disminución del perímetro de la cintura. Este es uno de los grandes beneficios de los hipopresivos.
Nuestros abdominales se tonifican, ajustan y sostienen mejor, y por ende, nuestra circunferencia abdominal se reduce.
A diferencia de cualquier otro ejercicio físico, los hipopresivos logran disminuir la presión intra-abdominal. De allí su nombre, hipo (baja) presivos (presión).
Esta disminución de la presión interna logra una activación de la musculatura abdominal y perineal, incidiendo sobre las fibras tónicas. ¡El 69% en el abdomen y el 80% en el periné!

La técnica hipopresiva

Cada uno de los ejercicios hipopresivos que utilizamos en la actualidad ha sido evaluado en laboratorio, para asegurarnos de que realmente producen una bajada de presión interna, y la consiguiente activación de los músculos abdominales y del piso pélvico.

La técnica hipopresiva no da lugar a la improvisación. Para que estos ejercicios funcionen debemos respetar los principios técnicos.

Las pautas posturales comunes a todos los ejercicios hipopresivos son las siguientes:

  • Autoelongación de la columna.
  • Estiramiento cervical.
  • Decoaptación escapular.
  • Inclinación del eje adelante.

La respiración se realiza incidiendo en la movilidad del tórax en sus tres dimensiones.

Se añade, a la postura hipopresiva, la maniobra de aspiración diafragmática.

Esta maniobra se ejecuta en apnea espiratoria (sin aire). En el momento de la apnea, se realiza una apertura costal máxima.

En esta maniobra, el diafragma torácico sube y “aspira” órganos internos. A la vez que contrae aún más la musculatura abdominal y perineal.

En la foto podemos ver como el abdomen entra y se hunde (de forma refleja) a causa de la “succión” que realiza el diafragma.

Existen muchísimos ejercicios hipopresivos.

Para un entrenamiento completo necesitaremos aprender 10-15 posturas distintas, que nos permitan completar los 20 minutos de entrenamiento.

Sin riesgos de lesión

Todos los ejercicios hipopresivos se realizan cuidando al máximo la postura corporal. Para ejecutar correctamente esta técnica, es necesario realizar un autoestiramiento de la columna vertebral.

El objetivo es descomprimir y disminuir la presión a través de pautas posturales concretas.

Desaparece, de esta forma, el riesgo de compresión de los discos intervertebrales, y los posibles dolores de espalda y cervicales relacionados con los ejercicios abdominales clásicos (que se realizan con flexión de tronco)

Estos ejercicios provocan reiterados aumentos de la presión interna. Esto se debe a que el diafragma apoya sobre la masa visceral y la comprime, aumentando la presión dentro del abdomen y la pelvis.

Se observa, mediante ecografía, el descenso de la vejiga durante la ejecución de este ejercicio, así como se verifica un aumento de presión en los discos intervertebrales.

Todos estos “riesgos” se anulan con la técnica hipopresiva.

Los Hipopresivos proponen una práctica corporal respetuosa y saludable.

Hace décadas se utilizan con éxito en el tratamiento de problemas posturales y patologías de columna.

El incremento de la tonificación abdominal y perineal logra aumentar la estabilidad lumbo – pélvica.

Asimismo son muy eficaces en el tratamiento de disfunciones como las perdidas involuntarias de orina, la diástasis abdominal y en la recuperación post-parto.

Fuente: www.ejerciciohipopresivo.com